Cuevas de Canelobre: Espectáculo natural en Busot

Dentro de la Comunidad de Alicante aparecen diversos atractivos turísticos. En este caso nos centraremos en una zona natural de belleza singular, las Cuevas del Canelobre, situadas en Busot.

Historia de las Cuevas de Canelobre

Estas cuevas están formadas por roca caliza características del Jurásico Superior, así que tienen una antigüedad de 145 millones de años. En el siglo XIX comenzaron las primeras exploraciones datadas. No obstante, parece ser que en el siglo X los árabes ya descubrieron esta cueva.

Aunque las exploraciones comenzaron en el siglo XIX es en la segunda mitad del siglo XX, en los 60, cuando la cueva es accesible para el público general, sobre todo porque empezó el interés turístico y geológico de la zona.

Pero esto no quiere decir que no se haya usado antes de los 60. De hecho, durante la Guerra Civil fue usada para reparar aviones del bando republicano. El actual túnel de acceso a la cueva fue creado en esta época para la construcción de motores de avión.

Características más destacadas

Las Cuevas de Canelobre se sitúan en el interior de la sierra del Cabeçó D’Or, contando con un espacio de más de 80.000 metros cuadrados. Dentro de la cueva aparecen rocas con formas muy diversas debido a su erosión por el agua, tales como estalactitas, estalagmitas, columnas y medusas.

Destaca por tener una de las bóvedas más altas de toda España, con 70 metros de altura, que da una apariencia de bóveda de catedral.

Dentro de la cueva aparecen dos figuras a resaltar:

  • La Sagrada Familia. Es un conjunto rocoso de 25 metros de altura. Su parecido a la obra de Gaudí provocó esta denominación.
  • El Canelobre. Es la estalagmita característica que aparece en el centro de la cueva. Esta estalagmita es la que da nombre a estas cuevas.

Posibles actividades

Las Cuevas de Canelobre pueden ser visitadas por dentro, lo que genera interés turístico. El recorrido dura unos 45 minutos y puedes contar con guías que te acompañen durante el camino.

Antes de entrar a la cueva hay que tener en cuenta que dentro hay una temperatura de unos 20 grados, y una humedad del 90%.

Además, cuenta con zonas habilitadas para actividades de espeleología, por lo que si eres más aventurero podrás llegar a profundidades que el público normal no verá.

No obstante, lo más curioso es que puede haber actuaciones musicales en el interior de la cueva, ya que cuenta con una muy buena acústica. La experiencia es única, ya que tanto la vista como los oídos disfrutan en conjunto de un entorno inigualable con un sonido especial.

Aparte de la cueva, dentro de Busot destaca el Museo de Música Étnica donde aparecen instrumentos de todas las épocas históricas y el castillo local, de origen árabe. Además, cuenta con otras actividades de turismo activo ideales para los deportistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.